martes, 11 de mayo de 2010

Capítulo 2

Tras empaquetar todas mis cosas y despedirme de mis padres con ojos llorosos, decidí emprender mi viaje hacia aquel reino lejano.

Un carruaje me sirvió de transporte. Mientras los caballos hacían ruidos al caminar, yo miraba el paisaje tan hermoso que había en la ventana. Nunca había salido de aquel pequeño pueblo... Esta era la primera vez que veía el mundo a mi alrededor, lo cual me agrada y aterra a la vez.

Divisé a lo lejos un gran castillo. Supuse que sería el de Lord Ramirsh. Y no me equivoqué. Al llegar, todo lo que había estado pensando por el camino quedó por debajo de mis espectativas... Ese castillo era mejor incluso que el del rey. Con jardines, bosques, patios, y sobretodo amplio. El lugar perfecto para cualquier chica. Menos para mí. Yo no deseaba todo esto. Yo no quería casarme con un noble adinerado cuyo aspecto es más importante que su familia, incluso. Estaba enfadada. Con el rey por ordenarme venir aquí y con Lord Ramirsh por haberme elegido.

Unos criados me acompañaron a dejar mi única maleta prácticamente sin carga a mi nueva habitación... Al llegar, me quedé petrificada. Era inmensamente grande. Aquí podían vivir dos familias. Había tanto espacio...

Poseía de todo: una cama con la que había soñado de pequeña, un guardaropa grandísimo, una alfombra de color beige... Pero esto no era lo que yo necesitaba. Estaba sola. Había perdido a mi familia.

- Señorita,- me llamó una de las criadas.- Lord Ramirsh dice que quiere hablar con usted para darla la bienvenida a este castillo y explicarle el protocolo.

¿El protocolo?

- Dígale a Lord Ramirsh que no saldré de mi cuarto a menos que sea para volver a casa.- contesté mientras me sentaba en mi cama con gesto enfadado.

- Pero el señor dijo...

- No me importa lo que haya dicho el señor.- reproché.- No voy a salir. - cruzé los brazos.

- Como usted diga...- hizo una reverencia y cerro la puerta con sumo cuidado.

Dado que era mediodía, y no había desayunado prácticamente nada, me rugieron las tripas. Tenía hambre. Pero no me daría por vencida. Quizá incluso el noble me dejaba ir.

Alguien llamó a la puerta. La misma chica de antes entró con una bandeja llena de comida.

- El señor dice que por esta vez perdonará su insolencia.- dijo dejando la bandeja de plata en una mesa de color dorado que había cerca de ella. Esta chica no tendría más de 28 años... ¿Por qué habría querido dedicar toda su vida a servir a un noble sin escrúpulos?- Y me ha pedido que la traiga la comida.

- Dígale que no tengo hambre.- contesté con un tono cortante.

- Como usted diga. La dejo la bandeja por si acaso.- se volvió a marchar.

La verdad es que tenía hambre... y mucha. Y la comida tenía muy buena pinta. Pero solo comería algo que prácticamente no se notara si se comía o no... La manzana. Una pieza de fruta tan insignificante y deliciosa.
La cogí con sumo cuidado de no hacer ruido, pues posbiblemente la criada estuviera fuera esperando que comiera o incluso saliera al castillo.

Al terminar, medité mis opciones. Podía escaparme. Era bastante difícil, pero no improvable. Y podía hacerlo por la ventana. Había un árbol de cuyo tronco emanaba una rama bastante gruesa y larga, tanto, que casi rozaba la ventana.

Decidido. Escaparía.

Me animé a abrir la ventana e intentar llegar a la rama. Cuando estaba dispuesta a agarrarme fuerte, me resbalé con una pequeña piedra que había en el alféizar y me salí disparada al suelo... Pero no me rendiría tan fácilmente. Me agarré mientras caía a otra rama que dejaba asomar unas hojas, e intenté sujetarme. Pero la rama crujió y caí.

Había pensado que las caídas eran bastante dolorosas, pero esta fue diferente. Boté, no caí al suelo ni me hice más rasponazos de los que ya tenía en el cuerpo. Entonces me fijé en una sombra en el suelo. No había caído porque alguien me había cogido al vuelo.

Me levanté rápidamente. Lord Ramirsh estaba con una sonrisa torcida y sus ojos posados en mí. Ahora que me fijaba, era bastante apuesto. Sus ojos grises humo, su piel blanca como la nieve, y su sonrisa perfectamente irresistible. Sacudí la cabeza. No podía pensar eso. Me había prácticamente secuestrado.

- Vaya... señorita.... Pensé que nos conoceríamos en situaciones distintas... ¿Qué hacía usted cayendo del cielo?- sonrió ante aquel comentario. Yo no lo hice. Le miraba con odio.

- Nada. Observaba el paisaje y me caí. Simplemente.- mentí. Si le decía que me quería escapar mi plan se acabaría ahora.

- ¿Se piensa usted que nací ayer?- me preguntó.

- ¿Perdón?- repliqué confundida.

- Que no soy ciego, señorita. Usted quería escaparse.- se acercó más a mi, inmovilizándome.- Pues déjeme decirla algo: si consigue salir de este castillo, dese por muerta. Tengo perros rastreadores y hay más de 5 kilómetros de bosque plagados de lobos, osos y quién sabe qué más criaturas los habiten... - rió, y mientras yo le miraba fijamente debatiendo si hacerle caso o no.- Piénselo.

- No le tengo miedo.- él me miró por un momento sorprendido.

- Deberías..- se acercó más.- De hecho, debería darte motivos para temerme...

Me escapé como pude de sus brazos, e intenté correr hacia alguna parte, pero, no sé cómo, al darme la vuelta, él estaba enfrente mía.

- ¿Có--cómo ha...?- me puso entre la pared y él, evitando con sus brazos en paralelo a mi cara que me escapara.

- Pequeña... ¿Cuántos años tienes? ¿12? ¿11? ¡La gente de ese pueblo hacen lo que sea con tal de que permanezca sin hacer nada, incluso enviar a una pequeña mocosa que no sabe nada del mundo...

- Tengo 15.- repliqué enfadada.- Y no soy una mocosa. Sé incluso más que usted en ese aspecto, Lord Ramirsh.- comenté con un tono cortante.- Debería saber que no me voy a quedar de brazos cruzados mirando el cielo. A la menor oportunidad que tenga volveré a casa.

5 comentarios:

  1. Planes de escapar frustrados...
    argg dos capitulos y no me cae bien Lord Ramirsh
    menuda manera de conocerse:D
    Me encanta!!!

    ciao

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Ya leei los dos caps y te puedo decir que me parecieron super interesantes, aunque quizas los cambios en su vida ocurrieron demasiado rápido, quizas de haber conocido un poco más a la chica en el momento en que se muda los lectores nos hubieramos sentido mal por ella, ya le tendriamos cariño.
    Me gusta mucho que sea en la epóca feudal y ya quiero saber más del Lord y de Elliot.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. holaaa! me e leido los 2 caps i me encanaaan! te sigo pasate por mi blog pliz: http://aworldofchancesofficial.blogspot.com/ espero k te guste! sube pronto, bye ^^

    ResponderEliminar
  4. PUBLICIDAD: ATENCIÓN!! NUEVO CONCURSO DE RELATOS CORTOS 2010! PARA MAS IMFORMACIÓN ENTRA AQUÍ: http://aworldofchancesofficial.blogspot.com/2010/07/primer-concurso-de-relatos-cortos-2010.html

    ResponderEliminar
  5. Hola =) Soy nueva en blogger, me gustaria que te pasaras por mi blog y me dijeras que te parece:
    www.broken-butnotdead.blogspot.com
    Muchas gracias =)

    ResponderEliminar